viernes

Dia 1

El humo que salía de tu boca y el ambiente que llamaba a una hoguera. Vos ahí, tendiéndome la mano, yo dejándola de lado. No supe en ese instante lo que querías decir y después se hizo tarde. Traté de remediarlo, haciéndote saber –sutilmente- que me llamás la atención. Pero el reloj movió sus agujas y –como siempre- siguió corriendo, sin detenerse a pensar que se llevaba un pequeño momento al cual no sé si  voy a volver.

Entendeme (te dije en mis pensamientos)  no fue un buen día, tuve un accidente. Palabras que flotan en el aire y a veces chocan contra mí. Ya sé que pretendo parecerme a un muro, pero en realidad soy madera. Quebré, sin saber muy bien porque, y perdí. Muchas veces no me entiendo y todos los días no me conozco. Soy dos caras de una misma careta. Soy madera -No siento, pero respiro. Quiero que alguna vez me dejes ver tu alma, yo si sé cómo tratarla. Te pido que te saques el reloj de encima y me dediques tres momentos. Disfrutemos nuestra compañía, contame tus demonios y deja que te cuente los míos. 

1 comentario:

Maruh dijo...

sabes que la tristeza, la melancolía, los deseos, inspiran hermosas cosas, lindas palabras, frases copadas, que se yo?

cuando llega la felicidad, te volves un boludo sin palabras; asi que aprovecha al maximo esas sensaciones -que creo, tenés-, escribí cosas lindas como éstas, y luego cuando llegue mira estos escritos como un albúm de recuerdos...


un abrazo fueeeeerte andrew, ya nos veremos:D
cuidate y te quiero mucho!

Entradas viejas