domingo

Es increíble lo que me acaba de pasar. Necesito desahogarme en algún medio y encontré este como el más sensato. Un amigo estuvo a punto de morir. Y lo peor es que fue todo mi culpa. Por vivir en una burbuja, por pensar que nada me podía suceder. Pero no, me choqué contra una pared de repente.
Recé, si recé. Cuando uno esta en situaciones extremas se olvida de todos los ideales y convicciones que por ahí uno tuvo en momentos de reflexión de sillón. Es muy fácil la vida de sillón, pero estar en el mundo real no lo es. De eso me di cuenta, y doy gracias a lo que sea que salvo a mi amigo por todo. Por el don de la vida e incluso por saber a quien concedérselo-.

No puedo creer esto todavía, estoy en shock!

3 comentarios:

María Gabriela dijo...

definitivamente siempre se necesita creer en algo, aunque sea rezar al sol. Y por supuesto, lo real nos domina y nos quedamos paralizados. te quiero andru, escucha la cancion de mi blog :)

Impactada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ross dijo...

Hola, soy nueva en tu bloog, pasaba por aquí y no sé qué me hizo pararme un momento a leer, me gustó. Claridad, sensillez, tal cual es. Felicitaciones por tu bloog. Ánimo para todo.
Saludos de Ross.

Entradas viejas