viernes

Se subió al auto sin decir nada. Quería estrellarse contra el puente ya que no podía soportar la idea de perderla. Tanto tiempo juntos -pensó. Mientras pisaba el acelerador sonó su teléfono pero no tenía los nervios para atenderlo. Estaba decidido.
Y de repente la vida se cruzó a los ojos. Lo único que logró ver fue su vestido estampado al parabrisas, y quien perdió la vida no fue él, sino ella.
Que irónico, al intentar esquivar su destino chocó contra él.

6 comentarios:

Sabina dijo...

wow, que bueno eres, tus textos me han facinado... breve y conciso. me quedo por mas un saludo... y claro, no podemos huir del destino... lo sabré yo.

makii dijo...

Concuerdo con tigo , decis la verdad sin importar nada... segui asi

Valen dijo...

Te gusta liniers? :O
Que bueno, a mi tambien ^^
Muy lindos tus textos.

Agus dijo...

que bueno esta eso que escribiste :)

Anah dijo...

Me gustó el texto. Y muy cierto; a veces al evitar lo que queremos evitar, terminamos enfrentándolo de la peor manera...
Saludos!

Fer,, ! dijo...

"Que ironía, perdió la vista después de toda una vida de poder ver"

-Hommer J. Simpson

Entradas viejas