viernes

Y hasta que me di cuenta que los veinte están a la vuelta de la esquina, los años se siguen acumulando y hay cosas que ya no voy a poder volver a hacer. Fucking reloj, quedate quieto un rato aunque sea, dejanos libre de tus manoteos.
Lo bueno es que aunque pasen los años no dejo de adolecer.

1 comentario:

Gabriel dijo...

Es una reflexion interesante, mas cuando uno siente que lo sobrecargan las obligaciones. Yo estoy terminando la adolescencia pero es algo que no quiero.

Saludos,

Entradas viejas