miércoles

Por lo poco que él sabía, ese iba a ser un día igual al día anterior, igual al anterior, igual al anterior, igual al anterior.
No, alguien había decidido cambiar su rutina. No hacían faltas muchos elementos, una rama en su camino -pensaron-, un semáforo en rojo. Hizo falta mucho menos.

1 comentario:

Pau dijo...

que lindo cuando los días salen de lo normal.
Me encanta el blog .. te sigo :)

Entradas viejas